estresLa actual coyuntura económica y la situación laboral nos han llevado a un momento en el que, tal vez ahora más que nunca, es estrés causado por el trabajo representa una amenaza para la salud de los trabajadores y para la de las organizaciones, además de afectar de forma importante a aspectos económicos y sociales.

Cuando hablamos del estrés causado por el trabajo, nos referimos a aquellas reacciones, tanto físicas como emocionales, adversas que se producen en el trabajador cuando las exigencias del trabajo no se ajustan a sus capacidades o cuando no dispone de los recursos materiales, humanos u organizativos necesarios para llevarlas a cabo. En esta situación, el miedo al fracaso, a no ser capaz de cumplir con esas exigencias lleva a la aparición de reacciones, bien físicas o psicológicas, que pueden llevar a la enfermar a los trabajadores.

Es evidente que el estrés laboral resulta de la interacción del trabajador y las condiciones de trabajo, sin embargo no es sencillo valorar hasta qué punto las características personales o las condiciones laborales son más determinantes como elemento causal.

El hecho de que diferentes trabajadores reaccionen de manera diferente ante las mismas situaciones y/o condiciones laborales nos lleva a plantearnos diferentes estrategias de prevención, unas orientadas a ayudar a los trabajadores a sobrellevar de la mejor manera posible las condiciones de trabajo y otras orientadas a actuar sobre determinadas condiciones de trabajo que  resultan estresantes para la población laboral en general.

De entre las condiciones de trabajo sobre las que deberíamos actuar, destacamos las siguientes:

  • El diseño del trabajo: elevada carga de trabajo, imposibilidad de descansar, trabajo a turnos, trabajo rutinario, etc.
  • El estilo de dirección: Falta de participación de los trabajadores en la toma de decisiones, falta de comunicación en la organización, falta de políticas de conciliación de vida familiar y laboral, falta de políticas de promoción de la salud en el trabajo, etc.
  • Relaciones interpersonales: Mal ambiente de trabajo, malas relaciones interpersonales, falta de apoyos o ayudas entre compañeros o por parte de los mandos intermedios y/o la dirección de la empresa, etc.
  • Contenido del puesto: Puestos de trabajo con las tareas mal definidas u organizadas, objetivos o metas imposibles de alcanzar, elevada responsabilidad y poco control, demasiadas funciones aglutinadas en el mismo puesto de trabajo, etc.
  • Carrera profesional: Inseguridad en el trabajo, falta de oportunidades de promoción y/o crecimiento personal, falta de formación y adecuación  a las nuevas tecnologías y/o sistemas de trabajo
  • Condiciones ambientales: Exceso de ruido, temperaturas inadecuadas, falta de ventilación, falta de espacio, puestos de trabajo ergonómicamente inadecuados, etc.